DOCUMENTO A 47 AÑOS DEL ASESINATO DE WATU

Hoy como desde 1985 volvemos a reencontrarnos en este histórico acto, para colectivamente seguir tejiendo esta experiencia de construcción de memoria, por Watu y por todxs lxs asesinadxs por la Triple A.

Este es un año particular por varias razones: por un lado, porque estamos volviendo a realizar este acto que la pandemia nos impidió durante dos años y por otro porque lo realizamos después del juicio a los 24 compañerxs asesinados por la triple A, un juicio complejo, incómodo para muchos; con resoluciones positivas y otras con sabor a poco después de tantos años. De nuestra parte no existen dudas: consecuencia de la porfía hemos logrado que un tribunal establezca de ahora y para siempre que LOS ASESINATOS DE LA TRIPLE A SON CRÍMENES DE LESA HUMANIDAD. Lo sentimos y vivimos como una victoria política frente al olvido, la desmemoria y la complicidad.

El año que viene se cumplirán 50 años de la creación, durante el gobierno del Gral Juan Domingo Perón, de la Alianza Anticomunista Argentina; así lo aseveramos en el juicio como siempre lo hicimos en estos pasillos, donde durante casi 40 años pedimos justicia por Watu.

En esta jornada nos queremos comprometer a construir una iniciativa que ponga esto a discusión entre lxs trabajadorxs, estudiantes, intelectuales y fundamentalmente en el ámbito de la política. La triple A ocurrió y se llevó la vida de más de 2000 compañeras y compañeros, produjo más de 3000 atentados y empujó a una innumerable cantidad de militantes al exilio interno y externo..

Nuestro pedido siempre fue que los crímenes de la Triple A fueran reconocidos como delitos de lesa humanidad, así lo propuso en su alegato final la fiscalía y así lo recogió el tribunal que juzgó a los imputados. Tenemos que decirlo: SÍ, FUERON CRIMENES DE LESA HUMANIDAD Y EL GOBIERNO CONSTITUCIONAL DE 1973 A MARZO DE 1976 COMETIÓ TERRORISMO DE ESTADO. La fecha del 1 de octubre de 1973 en que se presentó el documento reservado a la dirección del Partido Justicialista, a senadores, senadoras de aquel entonces y a la CGT, con la presencia de Perón ya electo presidente, fue la declaración de guerra al movimiento popular. No solo fue una declaración al interior del peronismo, lo que ya sería absolutamente condenable, si no que fue también al conjunto de organizaciones políticas, gremiales, sociales, que simpatizaban con la izquierda. Para nuestra organización ese fue el día fundacional de la triple A.

Por el rol fundamental que tuvo y por el avance de la impunidad biológica, necesitamos retomar una campaña hacia el poder judicial para que de una vez por todas rinda cuentas de sus responsabilidades Néstor Luis Montezanti, quien se encuentra procesado por el juez Walter López da Silva por haber integrado la Triple A y por haber participado de la patota comandada por Rodolfo Ponce en la toma de la facultad local de la UTN el 26 de agosto de 1974. 

También queremos reflexionar en este acto, sobre los atentados sucedidos en el último año en nuestra ciudad promovidos por discursos políticos que se afirman en el odio, el racismo y la xenofobia. Hoy, esos discursos podrán ser minoritarios, pero pueden tener cada vez más penetración social y esto debe en principio ponernos en estado de alerta. La ofensiva de una nueva derecha que se expresa en Europa, América Latina y en nuestro país es una realidad.

En Bahía Blanca quedó demostrado que estos grupos cuentan con capacidad operativa y logística para hacer daño. Fueron atentados fascistas correlativos, con una impronta común en lo discursivo. A 45 días de cumplirse un año del atentado al local de La Cámpora no hay ningún esclarecimiento sobre este y los demás hechos posteriores.  

En este sentido, vemos que en una parte de la dirigencia política local hubo respuestas más formales que contundentes, estas actitudes terminan abonando a la naturalización o minimización de los hechos. Por ejemplo: hay sectores de la dirigencia del Frente de Todos que no se movilizaron cuando construimos una expresión amplia de repudio en las calles de la ciudad. Si hay impunidad frente a estos sucesos, serán más graves aún y se seguirán repitiendo con el objetivo de instalar el miedo hacia la comunidad. No se puede mirar para otro lado.

Por ello convocamos a construir un espacio amplio del pensamiento para la acción, contra los discursos de odio y contra estas expresiones negacionistas que son cada vez más habituales. Necesitamos un ámbito reflexivo donde se elaboren acciones culturales y políticas de confrontación hacia el fascismo creciente.

La falta de alternativas y políticas contrahegemónicas son aprovechadas por estos discursos ultra reaccionarios. Parte importante de nuestros esfuerzos debe estar proyectados en construir nuevos ensayos políticos, sin dogmatismos ni sectarismos, profundamente democráticos, que se animen a construir respuestas frente a un mundo en crisis que lo único que nos ofrece es más desigualdad, odio y discriminación.

En este marco, la guerra desatada entre Rusia y Ucrania mantiene en vilo a todo el planeta. La posibilidad de la utilización de armas atómicas, vuelve a mostrarnos el horizonte del holocausto nuclear como una posibilidad concreta, que pone en jaque la existencia humana no sólo en la región del conflicto.

Para nuestra organización no hay grises en esto, es una guerra entre capitalistas; por intereses capitalistas, por la apropiación de recursos naturales y por el dominio geopolítico y por ello, condenamos la invasión rusa. Pero también repudiamos la injerencia de la OTAN, que desestabiliza territorios, en esta y en todas las regiones donde actúa. Las intervenciones militares de la OTAN han provocado verdaderos genocidios, como también la intervención política de la Unión Europea y Norteamericana.

Las excusas para la invasión rusa son varias, por un lado afirman que las regiones independentistas y afines solicitaron ayuda; por otro que el intento de la OTAN de llevar su fuerza a la frontera resulta intolerable y por último que la política doméstica de Ucrania contiene elementos nazis. Nosotros y nosotras creemos que la principal razón está en el desarrollo del capitalismo donde los grandes deciden.    

Rusia es un gigante dominado por Putin y un conjunto de oligarcas que hicieron su fortuna apropiándose de las empresas que construyó el pueblo durante 70 años, donde el nivel de corrupción no es menor que a la de cualquier país capitalista.

Ucrania, por su parte, es un país rico con un pueblo empobrecido, que ya tenía una gran emigración antes del conflicto. Las pensiones y jubilaciones están en el orden de los 26 euros y la corrupción política es el elemento sobresaliente del gobierno ucraniano.

La invasión es una política de expansión de Rusia en el marco de sus necesidades como proyecto económico y político, necesita quedarse con Crimea y también domesticar a Ucrania para bajar el arancel de sus gasoductos y quedarse con sus cereales y oleaginosas. El patriotismo y nacionalismo ruso es simplemente una careta, que busca enmascarar lo que de hecho resulta fáctico: Rusia es un país capitalista y su proyecto es la Rusia Imperial; intención que como trabajadoras y trabajadores rechazamos.

Watu, en esta época de crisis de perspectiva para la humanidad, tu referencia como la de tantos compañeros y compañeros asesinados son fundamentales. David Watu Cilleruelo queremos volver a rendirte homenaje una vez más y reforzar nuestro compromiso con toda una generación de militantes que dio la vida por una sociedad más justa. 

Watu, tu ética nos impulsa a tomar nuevos y viejos desafíos, que no son más que transformar esta realidad cada vez más hostil. 

Con el puño en alto, contra todo posibilismo y resignación gritamos que estás aquí presente.

COMPAÑERO WATU PRESENTE – 

¡AHORA Y SIEMPRE!

Corriente Comunista Watu

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s